¡Alexandros!

Entre el llamado de la madre, el oleaje, y una casa de tapiz blanco entre madera, el
jovencito se escurre hacia la mar que le tira del brazo. Retazos de verso, frases no dichas
que apenas se terminan de masticar y una casa que ya no le pertenece: Ante tal lejanía,
Alexandros, poeta comerciante de palabras, ve la necesidad de partir, ahora sin amada, con
sus entrañas aún en aquella playa.

La Eternidad y un día de Theo Angelopoulos, protagonizada por Bruno Ganz, además de
haber sido laureada con la máxima condecoración del festival de Cannes de 1998, ha
destacado por sus formas y su ritmo hipnótico que hacen del espectador otro poeta errante
colmado por el ansia de un niño inmigrante. En su metraje, cuenta la historia de
Alexandros, un viejo poeta que no ve en su futuro más que la ahora más consciente
posibilidad de morir. A partir de este suceso, y tras encontrarse con la presencia de un joven
refugiado albanés, el ya agotado escritor ha de decidir si es preciso abandonarlo todo antes
de su inminente partida o hacer comprensible el estado de desconcierto de quienes lo
acompañaron durante su vida y acogerlos dentro de sus ambiciones.

Con música de la compositora Eleni Karaindrou y con planos que se hacen esperar, la obra
magna de Angelopoulos toma en sus propias manos la voluntad de aguardar de su personaje principal y lo lleva a través del recuerdo de su juventud.

La escena que no lleva a ningún sitio, una valla fronteriza y el niño despegándose de las manos de él… cuelgan sombras definidas y oscuras de seres humanos, es latente, la muerte, allí estática, motivadora, repite cada tropiezo, cada paso y cada mirada que se tenga mientras se esculca en la memoria de Alexandros.


La cinta cinematográfica es una invitación a la problemática de los refugiados vista desde la estética de la Grecia fría, como solo Angelopoulos sabe representar. A diferencia de su película de 1995 La Mirada de Ulises, filme de 3 horas y menos contemplativa que la primera pero que enmarca los suburbios de la vida de los inmigrantes.
Sus tomas largas de caminos de la memoria de su último día con vida, nos recuerda a el
cineasta Federico Fellini con su filme Ocho y Medio de los 60´s (otra recomendación) solo que acá la soledad sobresale más que la contemplación.

Para comenzar, un fragmento de sus primeros minutos. ¡les deseo buenas horas!

  • Todo se detiene
  • Incluso el tiempo
  • El abuelo dice que el tiempo es un niño que juega a las canicas
  • ¿vienes?
file:///C:/Users/UsUaRiO/Desktop/tumblr_o8ed0nhI0i1rmi8l5o2_400.webp
Compartir esta Publicación

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. neaxest

    Viagra 25mg Dosierung [url=https://acialisd.com/]cheap cialis online canadian pharmacy[/url] Prix Officiel Cialis Pharmacie is there generic cialis how much cialis does it take

  2. cialis dosage strengths agixEria [url=https://bbuycialisss.com/#]Buy Cialis[/url] marryhooriat viagra y corazon Clibra Buy Cialis KerveCic Amoxicilina Next Day With Free Shipping

  3. I just want to mention I’m beginner to blogging and truly enjoyed this web site. Likely I’m want to bookmark your blog . You absolutely have terrific well written articles. Thanks a lot for sharing with us your web-site.

Deja una respuesta